Al servicio del gobierno K: Yasky y su parodia electoral

10153795_734678763279561_5892159376510899284_n

Escribe: Guillermo Pacagnini

El 29 de noviembre Yasky convoca a votar en su corriente político sindical denominada CTA «de los trabajadores». Sin lugar a dudas se trata de una maniobra al servicio de apuntalar al gobierno que ha venido tratando de construir una «pata sindical» al servicio del modelo. Nosotros no participamos y llamamos a no votar en esa elección, porque hacerlo significaría avalar la maniobra y fortalecer a una corriente cuya existencia es funcional de manera indisimulada al gobierno responsable del ajuste y la entrega.
La CTA de Yasky ha sido desde su génesis un invento pergeñado por el oficialismo gobernante. Primero intentó cooptar a la CTA en su conjunto, pero habiendo sido derrotado por la lista 1 en las elecciones, desconoció las mismas y empujó a la ruptura de la central. Luego se dedicó, en unidad con el ministerio de trabajo, a boicotear el desarrollo de la CTA Autónoma, sin éxito por cierto.
No sólo criticamos su política al servicio del gobierno y que desde la dirigencia celeste de la CTERA se traicionó la lucha docente. Sino que nunca en estos años tuvo existencia real como central. No estuvo en las calles reclamando, boicoteó los paros generales que fueron masivos en el movimiento obrero y su único motivo de existencia fue el de transformarse en una claque aplaudidora de los actos de Cristina.
Lo lamentable es que un sector de la izquierda, encabezado por el PO, le hace de comparsa en la elección. Sin ningún fundamento, confunde y divide a los trabajadores llamando a participar de estas elecciones.
Si hay un parámetro evidente del carácter trucho e intrascendente de esta contienda, es que para poder legalizarla, el ministro Tomada, dilecto amigo de Yasky, después de años de intentar ningunear a la única CTA que estuvo en las calles, la Autónoma, encabezada por Pablo Micheli y cuya conducción integra nuestra corriente en todo el país, se vio obligado a reconocerla y otorgarle la inscripción gremial, para poder dibujar una legalidad y autorizar la elección de la banda de Yasky.
Después de todo, en los afiches fijados en el centro de la ciudad, dice claramente: «Ni de los buitres, ni de los patrones…» Del gobierno, no dice nada. A confesión de parte…

527139a388de0

Yasky y su banda aplaudidora

– See more at: http://as.mst.org.ar/2014/10/29/al-servicio-del-gobierno-yasky-su-parodia-electoral/#sthash.yzUzXdPu.dpuf

Hacia el Congreso de la CTA

Durante los día 11 y 12 de abril, se realizará en Buenos Aires el congreso nacional de nuestra central. Se espera la participación de más de 1000 congresales nacionales para que podamos abordar algunos de los debates pendientes y necesarios. Y tomar resoluciones en materia programática y de plan de acción.
La nueva y difícil etapa encarada luego de la ruptura del sector de Yasky ha tenido un punto de inflexión por el rol de la central durante el 2012, enfrentando los efectos de la crisis internacional -y del modelo- y la decisión del gobierno K, que acompañaron todos los gobernadores del país, de descargarla sobre los trabajadores mediante un ajuste. Fue clave haber superado las dudas y las operatorias de sectores de afuera y al interior ligados al kirchnerismo para que la CTA se quede en la mitad de la calle o presa de algunas de las iniciativas tramposas del gobierno. Sin dudas el desgaste del proyecto K. ayudó a esclarecer los tantos, pero la decisión política de un sector que fue siendo mayoritario en la dirigencia, junto a Pablo Micheli y del que hizo parte nuestra corriente, fue clave para encaminar correctamente. Asimismo, haber encarado con firmeza la decisión de adoptar un programa que responda desde la clase obrera a los demás sectores medios y populares recogiendo sus demandas, haber conformado una multisectorial para ampliar el arco de alianzas y sobre todo haber articulado la unidad de acción con la CGT. Ello posibilitó crecientes acciones callejeras y el parazo histórico del 20N. Sin dudas que sin estas batallas políticas ello no hubiera sucedido. El Congreso seguramente deberá retomar estos debates. Con un positivo balance que ha colocado a la CTA en el escenario, hay que profundizar este rumbo político. La discusión, votación y ampliación del programa también será encarada por el evento. Estas discusiones políticas de ubicación frente al gobierno, programa y unidad de acción tendrán continuidad y deberá avanzarse en síntesis de cara a la necesidad de votar un nuevo Paro General y medidas para articular un plan de lucha.
No solamente por los puntos urgentes, sino por el programa que apunte a un nuevo modelo de país. Votar el apoyo efectivo a los conflictos y nuevas actividades centrales como la campaña en defensa de los bienes comunes o por la salida de la Argentina del FMI serán importantes para mantener la iniciativa y fortalecer la ubicación de la CTA en terreno conquistado.

Problemas de organización

Estos avances indudables, no pueden ocultar las dificultades de la CTA para capitalizar en crecimiento orgánico y en consolidación territorial y sindical los logros políticos de 2013. La crisis en diversos sectores de ATE, el gremio mayoritario y los debates políticos de cara al año electoral, están tensando en muchos aspectos la vida del activo de la central. Y no pueden ni deben colocarse debajo de la alfombra.
En ese sentido, hay dos ejes de discusión -la CTA de masas y la alternativa política de cara al año electoral- que hacen al desarrollo de la central y que deben profundizarse en este congreso.
En el terreno de la organización, los encuentros del sector privado y la constitución de la Federación Docente, han sido aspectos positivos que hay que profundizar. La organización de los trabajadores sin esquemas prefijados, disputando dentro de los viejos sindicatos, desarrollando agrupaciones o eventualmente fundando nuevas entidades, son variantes tácticas que deberán estar relacionadas con el proceso real en cada circunstancia. En el sector privado, el apoyo a las listas de oposición de los compañeros que pelean dentro de los gremios tradicionales, es un tema que nuestra central deberá encarar con mayor fuerza, en la convicción que son pasos hacia la estrategia de la CTA de masas. La otra cara, es el modelo sindical. Sin dudas, un aspecto de ello, que es la autonomía, ya es patrimonio e identidad de esta CTA. La pelea por derogar la ley de asociaciones sindicales que somete los sindicatos al estado, deberá ser una bandera para reforzar también la pelea por la libertad sindical. Una campaña específica debería ser encarada. El otro aspecto de la pelea por un nuevo modelo sindical tiene que ver con la democracia sindical. Y en ese sentido, el debate acerca de los estatutos de las asociaciones que integran la central y el propio de la CTA en el sentido de democratizarlos, es una asignatura pendiente.

El debate político

Por último, frente al año electoral la CTA tiene un papel que jugar para empujar por una alternativa emancipadora con capacidad de disputa real. Son muchos los debates que hay entre los trabajadores de los gremios de la CTA y los activistas que conforman la columna vertebral. La negativa a opciones que recreen armados políticos que ya fracasaron, la resistencia manifiesta a las presiones por acordar con la UCR, las fuertes críticas a la gestión santafesina de Bonfatti, marcan un clima positivo para encarar una inteligencia común entre las corrientes que actuamos en la CTA, en el terreno sindical, para que abonemos unitariamente hacia el frente que se necesita, como colocamos en la página 3.
En el camino al Congreso de abril, se están realizando plenarios, reuniones zonales y/o precongresos en todo el país. Nuestra Corriente sindical participa y lo seguirá haciendo a fondo, para profundizar el marco de unidad, dar los debates fraternal y firmemente y seguir aportando a la construcción de una central autónoma, democrática, y para la lucha.

Guillermo Pacagnini

 8 rec CTA CORDOBA