Otro papelón de la izquierda sectaria. Fracasó el encuentro sindical del 5/3

Entre acusaciones cruzadas estalló el encuentro sindical que el FIT y grupos afines llamaban para este sábado 5. Tras proscribir a nuestra corriente y lejos de construir un evento abierto a los miles de luchadores que buscan una referencia unitaria para enfrentar el ajuste, la guerra interna de la izquierda sectaria por el control hizo abortar el encuentro.

Logo corriente sindical MST

En el AS 658 denunciamos la proscripción de nuestra corriente sindical por el PO y PTS, y que el encuentro era divisionista también por ser cerrado a otras corrientes y activistas combativos. Dijimos que un encuentro sectario como el que preparaban no servía y llamamos al activismo a no asistir. El PO y el PTS nos reclamaron en forma stalinista una autocrítica pública de nuestras tácticas sindicales, incluido el ridículo de exigirnos renunciar a los cargos de conducción que legítimamente conquistamos en la CTA. Además de divisionista, dijimos que el método de estas corrientes era también una excusa para excluirnos del encuentro y hegemonizarlo burocráticamente.

La realidad nos dio la razón. Y utilizaron esa misma lógica aparatista y burocrática entre ellos, abortando el ya sesgado encuentro que pretendían hacer.

A confesión de parte

  • El PTS acusó al PO, IS y Rompiendo Cadenas de “proscripciones burocráticas”, de “vetar a delegados” de ese partido y oponerse a que dirigentes de izquierda hablen en el encuentro.
  • El PO reconoció que “el encuentro naufragó”, acusando a los otros participantes de transformar la convocatoria en un “campo de disputas, política de seguidismo a la burocracia, guerra faccional a varias bandas” y que “se sacó del eje a las organizaciones obreras”.
  • IS, el socio menor del FIT, acusó a “PO y PTS de frustrar el encuentro con actitudes divisionistas”.
  • Y el Nuevo MAS criticó “el burocratismo del PO, que lo dejó afuera del encuentro.

O sea: los impugnadores del MST terminaron impugnándose entre ellos por el control del evento.

Una política y método que trasladan al movimiento obrero

 

Queda claro que a esas corrientes no les interesa debatir en un marco fraternal ni avanzar en la unidad de los sectores de izquierda y combativos. Y eso cuando más hace falta, por las luchas contra el ajuste, la defección de la burocracia y la necesidad de coordinar.

Hegemonizar las convocatorias para controlarlas con sus aparatos es un rasgo constante de la izquierda sectaria y divisionista. Por eso no sirvieron los eventos previos de Atlanta, Platense y el Luna Park, que culminaron enfrentados entre sí y llevando esa nefasta división al movimiento obrero, elecciones sindicales, marchas y conflictos. Ahora por un salto en esos métodos ya ni pudieron hacer el encuentro.

Estas corrientes reproducen muchos aspectos de los métodos burocráticos del viejo modelo sindical. El PO, por ejemplo, impugnó que participen delegados de la minoría del SUTNA y el SUTEBA Matanza, porque en la mesa del frustrado encuentro esos sindicatos ya estaban “representados” por sus “secretarios generales”… que son del PO. Y sus frustrados socios acusan al PO de impulsar el “unicato y monolitismo” típicos de la burocracia, pero tan habitual de todas esas corrientes en los gremios donde actúan.

Por desgracia, muchas de las nuevas conducciones donde la izquierda sectaria influyó en estos años no pasaron la prueba, porque repitieron métodos burocráticos. Un caso es la Bordó ferroviaria, orientada por referentes de IS, o las seccionales del SUTEBA donde incide más el PO. Utilizan las asambleas para “bajar línea” y los cuerpos de delegados funcionan sin mandato de sector. Para formar listas imponen criterios de pensamiento único, negándose a integrar a quienes opinan distinto.

A su vez el PTS privilegia a un pequeño sector del activismo e impulsa acciones no decididas por la mayoría. Por eso tuvo responsabilidad en derrotas de luchas importantes, como Kraft y Lear. Sin ninguna política para evitar el aislamiento y la división de la base, preocupado sólo en utilizarlas para darse manija, facilitó el rol de la burocracia para quebrar esas luchas.

Por un amplio reagrupamiento antiburocrático y combativo

El fracaso de este evento está ligado al fracaso del proyecto político sectario del FIT. Siempre rechazaron la unidad con tal de mantener el control de ese frente como cooperativa electoral. Esa metodología es opuesta a la unidad que se necesita para lograr una amplia alternativa política de los trabajadores. Y llevarla al movimiento sindical es mucho peor, al fomentar divisiones funcionales a la burocracia, la patronal y el gobierno.

Si así actúan con sectores y sindicatos combativos, con el MST y otras corrientes de izquierda, son aún más sectarios hacia luchadores, delegados, listas y agrupaciones independientes o de otras vertientes políticas que hoy buscan unidad con la izquierda para enfrentar con más fuerza el ajuste macrista.

Llamamos a los luchadores de todo el país a darle la espalda a estas organizaciones y sus métodos. Y a trabajar en común por la unidad amplia que hace falta, sin sectarismo, para lograr un polo de reagrupamiento antiburocrático y combativo, para apoyar las luchas y emplazar a las centrales para generar la movilización nacional que se necesita para pararle la mano a Macri y su plan de ajuste y represión.

Convocatoria sindical de sectores de izquierda. Un encuentro que divide no sirve

 Un sector de la izquierda está convocando a un encuentro sindical para el 5 de marzo. Lamentablemente, como ya sucedió en otras oportunidades, se trata de una convocatoria sectaria y excluyente, por la impugnación del PO y el PTS a que nuestra corriente se integre como convocante.

Paca red

Guillermo Pacagnini

Los hechos

En diciembre PO y PTS realizaron una primera reunión a la cual ni siquiera nos convocaron.
El pasado viernes 5 se realizó en Ademys una segunda reunión, a la cual concurrimos invitados por algunos de los participantes. Nuestra corriente sindical participó con espíritu unitario y dispuestos a integrarnos a la tarea de lograr un evento sin exclusiones y por consenso de todas las fuerzas.
Lamentablemente, el PO y el PTS plantearon que sólo podíamos ser convocantes a condición de “romper públicamente con la CTA y renunciar a todos los cargos de conducción”. Una vez más hicieron gala de su sectarismo y autoproclamación, aunque esta vez de una manera burda y que refleja que no les importa en absoluto las necesidades de los trabajadores y su vanguardia de contar con una referencia de unidad en medio de un duro ajuste.
Más allá de las diferencias entre las corrientes presentes, era posible avanzar a un acuerdo programático en función de rechazar el ajuste de Macri, delimitarnos de la burocracia en todas sus expresiones y estructurar una agenda de reclamos y acciones consensuadas. Sin embargo las dos corrientes principales del FIT prefirieron impugnar nuestra participación con una metodología que nada tiene que envidiarle a las prácticas estalinistas. Reclamando balances, autocríticas y hasta renuncias coercitivas ajenas al modelo sindical democrático que se necesita construir.

Excusas para impedir nuestra participación

Ninguna de las agrupaciones presentes ignora que somos una corriente sindical nacional de izquierda que actúa con absoluta independencia política y organizativa en gremios estatales y privados pertenecientes a todas las centrales y que disputa por una nueva dirección democrática y combativa.
Como parte de esa pelea en la CTA integramos en 2010 la Lista 1 que fue un acuerdo táctico entre tres corrientes, una parte de la Germán Abdala (que se dividió, ya que el otro sector se presentó con la lista de Yaski), la CCC y nuestra corriente sindical, alrededor puntos programáticos correctos en defensa de las conquistas laborales y  de la autonomía sindical. Tenemos importantes diferencias políticas y metodológicas con la dirección mayoritaria de la CTA/A, y las venimos debatiendo públicamente. Somos muy críticos de la ubicación de la CTA en el actual escenario nacional. Pero, reivindicamos esa táctica unitaria, con la cual enfrentamos y derrotamos la maniobra de los K y el sector de Yasky de cooptar a la CTA completamente como pata sindical del gobierno de entonces.
La actitud sectaria hacia nuestra corriente tiene su costado ridículo. Ya que con las mismas corrientes que ahora nos impugnan,  compartimos la lista Multicolor en el gremio docente de Capital (UTE) y la Lila Multicolor en el SUTEBA. Con el PO compartimos la lista que conduce la CONADU-H, junto a la…Germán Abdala, la misma del oficialismo de la CTA con el cual ahora nos exigen romper. Asimismo el PO convivió años en la directiva de FOETRA Capital con la agrupación de Iadarola (CGT Moyano) y Marín (CTA, hoy con Yasky). ¿En qué quedamos?
Las otras corrientes presentes en esa reunión, IS, Rompiendo Cadenas y el Nuevo MAS, si bien manifestaron su disidencia con esta actitud de PO y PTS, terminaron cediendo a sus posiciones y se subordinaron a esos métodos burocráticos, que reproducen el viejo modelo sindical que todos planteamos combatir.

Algunas conclusiones

Estos y otros debates lícitos podrían desarrollarse en un marco fraternal en un encuentro unitario. Pero a estos sectores no sólo no les interesa generar acciones de unidad sino tampoco encarar estos debates de cara al activismo combativo.
Lamentablemente, una vez más se está preparando un encuentro que no sirve ni para apoyar las luchas que se multiplican contra el ajuste, los despidos y por el salario, ni para embretar a las centrales para generar la movilización nacional que se necesita ni mucho menos para darle impulso al proceso de recambio de dirección que requiere la clase trabajadora. En lugar de responder a estas necesidades, PO y PTS pretenden hegemonizar una pequeña convocatoria ordenada al servicio de sus aparatos. Es un rasgo permanente de estas corrientes sectarias y autoproclamatorias.  En el terreno político siempre rechazaron la unidad para mantener el control del FIT como cooperativa electoral y al servicio de ello utilizaron todo tipo de argumentos y mentiras como negar el carácter de izquierda a nuestro partido. Si esto es un crimen que atenta contra lograr una amplia alternativa política que dispute en serio, sus maniobras en el terreno sindical son doblemente nefastas, ya que generan divisiones que luego se trasladan a los conflictos.
Llamamos a los luchadores a rechazar y no convalidar con su presencia estos métodos burocráticos, que luego se reiteran cuando estas corrientes actúan en las luchas y los organismos de la clase obrera.
Construir un gran encuentro sindical sin exclusiones, realmente convocante de la izquierda sindical y miles de luchadores que buscan una referencia y que se transforme en un hecho político-sindical de trascendencia sigue siendo una tarea pendiente. Para ello deberá ser unitario, democrático y ordenarse por las necesidades de los trabajadores y no por los intereses mezquinos del proyecto político de cada sector. Desde la Corriente Sindical del MST, llamamos a los luchadores a trabajar por una convocatoria verdaderamente unitaria hacia el encuentro que se necesita.

Convocatoria sindical de sectores de izquierda. Un encuentro que divide no sirve

Encuentro de Donnelley

Escribe Guillermo Pacagnini

Un sector de la izquierda está convocando a un encuentro sindical para el 5 de marzo. Lamentablemente, como ya sucedió en otras oportunidades, se trata de una convocatoria sectaria y excluyente, por la impugnación del PO y el PTS a que nuestra corriente se integre como convocante.

Los hechos
En diciembre PO y PTS realizaron una primera reunión a la cual ni siquiera nos convocaron.
El pasado viernes 5 se realizó en Ademys una segunda reunión, a la cual concurrimos invitados por algunos de los participantes. Nuestra corriente sindical participó con espíritu unitario y dispuestos a integrarnos a la tarea de lograr un evento sin exclusiones y por consenso de todas las fuerzas.
Lamentablemente, el PO y el PTS plantearon que sólo podíamos ser convocantes a condición de “romper públicamente con la CTA y renunciar a todos los cargos de conducción”. Una vez más hicieron gala de su sectarismo y autoproclamación, aunque esta vez de una manera burda y que refleja que no les importa en absoluto las necesidades de los trabajadores y su vanguardia de contar con una referencia de unidad en medio de un duro ajuste.
Más allá de las diferencias entre las corrientes presentes, era posible avanzar a un acuerdo programático en función de rechazar el ajuste de Macri, delimitarnos de la burocracia en todas sus expresiones y estructurar una agenda de reclamos y acciones consensuadas. Sin embargo las dos corrientes principales del FIT prefirieron impugnar nuestra participación con una metodología que nada tiene que envidiarle a las prácticas estalinistas. Reclamando balances, autocríticas y hasta renuncias coercitivas ajenas al modelo sindical democrático que se necesita construir.

Excusas para impedir nuestra participación
Ninguna de las agrupaciones presentes ignora que somos una corriente sindical nacional de izquierda que actúa con absoluta independencia política y organizativa en gremios estatales y privados pertenecientes a todas las centrales y que disputa por una nueva dirección democrática y combativa.
Como parte de esa pelea en la CTA integramos en 2010 la Lista 1 que fue un acuerdo táctico entre tres corrientes, una parte de la Germán Abdala (que se dividió, ya que el otro sector se presentó con la lista de Yaski), la CCC y nuestra corriente sindical, alrededor puntos programáticos correctos en defensa de las conquistas laborales y  de la autonomía sindical. Tenemos importantes diferencias políticas y metodológicas con la dirección mayoritaria de la CTA/A, y las venimos debatiendo públicamente. Somos muy críticos de la ubicación de la CTA en el actual escenario nacional. Pero, reivindicamos esa táctica unitaria, con la cual enfrentamos y derrotamos la maniobra de los K y el sector de Yasky de cooptar a la CTA completamente como pata sindical del gobierno de entonces.
La actitud sectaria hacia nuestra corriente tiene su costado ridículo. Ya que con las mismas corrientes que ahora nos impugnan,  compartimos la lista Multicolor en el gremio docente de Capital (UTE) y la Lila Multicolor en el SUTEBA. Con el PO compartimos la lista que conduce la CONADU-H, junto a la…Germán Abdala, la misma del oficialismo de la CTA con el cual ahora nos exigen romper. Asimismo el PO convivió años en la directiva de FOETRA Capital con la agrupación de Iadarola (CGT Moyano) y Marín (CTA, hoy con Yasky). ¿En qué quedamos?
Las otras corrientes presentes en esa reunión, IS, Rompiendo Cadenas y el Nuevo MAS, si bien manifestaron su disidencia con esta actitud de PO y PTS, terminaron cediendo a sus posiciones y se subordinaron a esos métodos burocráticos, que reproducen el viejo modelo sindical que todos planteamos combatir.

Algunas conclusiones
Estos y otros debates lícitos podrían desarrollarse en un marco fraternal en un encuentro unitario. Pero a estos sectores no sólo no les interesa generar acciones de unidad sino tampoco encarar estos debates de cara al activismo combativo.
Lamentablemente, una vez más se está preparando un encuentro que no sirve ni para apoyar las luchas que se multiplican contra el ajuste, los despidos y por el salario, ni para embretar a las centrales para generar la movilización nacional que se necesita ni mucho menos para darle impulso al proceso de recambio de dirección que requiere la clase trabajadora. En lugar de responder a estas necesidades, PO y PTS pretenden hegemonizar una pequeña convocatoria ordenada al servicio de sus aparatos. Es un rasgo permanente de estas corrientes sectarias y autoproclamatorias.  En el terreno político siempre rechazaron la unidad para mantener el control del FIT como cooperativa electoral y al servicio de ello utilizaron todo tipo de argumentos y mentiras como negar el carácter de izquierda a nuestro partido. Si esto es un crimen que atenta contra lograr una amplia alternativa política que dispute en serio, sus maniobras en el terreno sindical son doblemente nefastas, ya que generan divisiones que luego se trasladan a los conflictos.
Llamamos a los luchadores a rechazar y no convalidar con su presencia estos métodos burocráticos, que luego se reiteran cuando estas corrientes actúan en las luchas y los organismos de la clase obrera.
Construir un gran encuentro sindical sin exclusiones, realmente convocante de la izquierda sindical y miles de luchadores que buscan una referencia y que se transforme en un hecho político-sindical de trascendencia sigue siendo una tarea pendiente. Para ello deberá ser unitario, democrático y ordenarse por las necesidades de los trabajadores y no por los intereses mezquinos del proyecto político de cada sector. Desde la Corriente Sindical del MST, llamamos a los luchadores a trabajar por una convocatoria verdaderamente unitaria hacia el encuentro que se necesita.

– See more at: http://as.mst.org.ar/2016/02/17/convocatoria-sindical-de-sectores-de-izquierda-encuentro-divide-sirve/#slider-home

Declaración del MST-Nueva Izquierda: Ante la detención de Milagro Sala y la amenaza de represión al acampe de Plaza Belgrano en Jujuy

En el día de ayer la policía de Jujuy, por orden del gobernador Gerardo Morales, detuvo a Milagro Sala, dirigente de la agrupación Tupac Amaru. Esta detención es un paso más en la escalada que el nuevo gobierno macrista lleva adelante contra los sectores populares y contra los trabajadores, en Jujuy y en todo el país. Desde hace más de 30 días, varias organizaciones sociales de Jujuy, entre ellas nuestro Movimiento Sin Trabajo “Teresa Vive”, llevan adelante un acampe en la Plaza Belgrano contra el recorte en la ayuda social y el ajuste que impulsa el gobierno de Morales. Este ajuste no afecta solo a las organizaciones sociales, sino también a los trabajadores estatales que están sufriendo despidos y persecuciones, y se han sumado al acampe a través de ATE Jujuy, que ha llamado a un paro general de 24 horas para el lunes 18.

El gobernador intenta mostrar esta detención y este ajuste como un ataque a Milagro Sala y a su organización, y dice que combate el “clientelismo” y que va a garantizar individualmente la ayuda social. Pero esto es mentira. Es necesario mostrar a todo el país que los destinatarios del ataque de Morales son los trabajadores y los sectores populares de Jujuy, a los que se pretende dejar sin ningún tipo de ayuda social. Del acampe no participa solo la Tupac Amaru, sino que decenas de movimientos y organizaciones sociales lo hacemos y las decisiones del acampe se toman en asambleas del mismo. Pasaron más de 30 días y durante todo este tiempo el gobierno se negó al diálogo. Su única respuesta a los reclamos sociales ha sido la amenaza de represión, y ahora la detención de Sala y la persecución y amenazas de detención sobre otros dirigentes del acampe, entre los que se encuentra el compañero Leo Rivero, dirigente de nuestro partido en la provincia.
La política de ajuste y represión del gobernador Morales es parte integral del ataque del gobierno de Mauricio Macri contra los trabajadores públicos en todo el país, con despidos que ya suman más de 18.000 según los gremios estatale, el salto colosal en la inflación y la devaluación con suba de precios. Y la brutal represión a los obreros de Cresta Roja en la Autopista Richieri y la que dejó decenas de trabajadores municipales heridos el 8 de enero en La Plata.
Nuestro partido ha estado en la primera fila de la lucha contra el ajuste y la represión cuando fue el gobierno kirchnerista el que la realizó, y hemos mantenido y mantenemos diferencias importantes con Milagro Sala y su organización. Pero esto no nos impide señalar que la detención de Sala y la amenaza de desalojo violento del acampe de las organizaciones sociales es parte de un plan político nacional, y que se expresa también en Jujuy, de intentar atacar la grave crisis que vive el país ajustando a los trabajadores y al pueblo y gobernando a favor de las corporaciones y los grandes capitalistas.
Por eso exigimos la inmediata libertad de Milagros Sala y el cese de persecución a los dirigentes del acampe, la apertura inmediata de una instancia de diálogo con las organizaciones sociales jujeñas para considerar sus reclamos. Y rechazamos la política de amenazas de desalojo y represión del acampe de Plaza Belgrano, haciendo responsable al gobernador Morales y al gobierno nacional de Macri por la vida y la integridad física de todas las compañeras, compañeros y sus familias que participan del mismo.
Desde el MST-Nueva Izquierda hacemos un llamado a la más amplia unidad de acción para enfrentar el ajuste y el avance en la criminalización de la protesta social. Rodear de solidaridad el acampe de Plaza Belgrano en Jujuy, exigir a las centrales de trabajadores que convoquen a acciones unitarias por la libertad inmediata de Milagro Sala, por el cese de las persecuciones a los dirigentes del acampe y para frenar las medidas de ajuste y represión de Morales en Jujuy y de Macri en todo el país.
17/1/15
Alejandro Bodart y Vilma Ripoll,
por el MST-Nueva Izquierda

image

Jujuy. Leo Rivero, dirigente del MST, en la conferencia de prensa en el acampe de Plaza Belgrano.

La izquierda sindical y la nueva dirección. Demasiadas asignaturas pendientes

Culmina un año y un ciclo político, con fuertes luchas, más crisis de la burocracia y un proceso de recambio desde la base. Pero no hay un polo de reagrupamiento, en gran parte por responsabilidad de un sector de la izquierda.

Guillermo Pacagnini Pcia Bs As

Escribe Guillermo Pacagnini

Para lograr paritarias “por productividad” y salarios y condiciones de trabajo a la baja, Macri necesita un pacto social. Por eso tantas reuniones de unidad de la CGT. Por eso puso a Triaca, amigo de “los gordos”. Y con Moyano, negocia el control de la plata de las obras sociales. La base del acuerdo es blindar el viejo modelo sindical burocrático y asegurarles el control de las paritarias.

La unidad combativa, ausente

Lo preocupante es que no surge un polo de reagrupamiento del activismo combativo y los nuevos dirigentes de base. El gobierno K no logró unificar la CGT ni un pacto social, pero en sintonía con patronales y burocracias desarticuló peleas como Terrabusi-Kraft o Lear. Pudo cooptar y domesticar a la dirección del nuevo sindicato del subte, surgida de años de lucha. Dividió la CTA y sumó a Yasky, evitando luchas docentes unitarias.
Pero la falta de unidad de los que luchan y desarrollo de una nueva dirección no se debe sólo a la burocracia y los gobiernos. Si en el plano político el FIT desperdició la oportunidad de lograr una opción unitaria, a nivel sindical el crimen es aún mayor. A su divisionismo en las luchas y la organización le sumó su rol burocrático en los organismos donde alguna de las fuerzas del FIT tuvo puestos de conducción.

Sectarismo y divisionismo

El FIT se abstuvo de disputar en la CTA. La CTA Autónoma, que se ubicó en oposición al gobierno y desarrolló unidad en la acción de la que surgieron los paros generales, mostró sus grandes limitaciones para agrupar y desarrollar a los nuevos dirigentes de base. Nosotros batallamos en ese sentido, pero si hubiéramos logrado un fuerte polo de izquierda al interior de la CTA seguramente hubiéramos logrado avanzar. PO, PTS e IS tuvieron una línea abstencionista y sectaria en el proceso de la CTA, dividiendo fuerzas en las luchas y a la hora de agrupar.
Además, nunca pusieron sus cargos sindicales al servicio de un polo de reagrupamiento. En 2014, Lear, Kraft, Donnelley y Enfer-Tatsa dieron ejemplo de lucha, con conducciones de izquierda y mucho activismo. Era necesario coordinar para enfrentar unidos a los mismos enemigos. Pero los partidos del FIT, en vez de hacer una convocatoria amplia y unitaria a un encuentro sindical combativo que sea un polo de referencia para todos los trabajadores, optaron por hacer cada uno su propio encuentro. Lamentable. Por eso todos estos conflictos se debilitaron y ahora están en retroceso, salvo los compañeros de Enfer-Tatsa que resistieron y hoy son ferroviarios. Si hubiera una coordinación común, esas luchas hubiesen tenido mejor destino y miles de activistas tendrían una referencia.

El debate del modelo sindical

Muchas de las nuevas conducciones no pasaron la prueba porque reprodujeron prácticas del viejo modelo de la burocracia. Así pasó con la Bordó ferroviaria, orientada por referentes de IS, y aquellas seccionales del SUTEBA donde el PO tiene mayor incidencia. En vez de un ámbito de debate y decisión, transformaron las asambleas en una vía para “bajar línea”. Se negaron a que los cuerpos de delegados funcionen con mandato de sector. En la formación de listas y el funcionamiento sindical impusieron un criterio de pensamiento único, negándose a integrar a quienes opinan distinto.
Hace poco, en Lear, el PTS tuvo responsabilidad en la derrota. Como antes lo hizo en Kraft, durante el conflicto privilegió las decisiones de un pequeño sector del activismo y desarrolló acciones que nunca decidió la mayoría de los trabajadores. Esto facilitó el rol de la burocracia para quebrar la lucha.
También está el caso de Ademys, el sindicato docente porteño cuya conducción mayoritaria es la Multicolor (PTS, PO e IS). En una asamblea muy poco concurrida impusieron cambios al estatuto sindical para concentrar poder y facilitar la expulsión de las minorías.
Impulsar una nueva dirección y que no surja una nueva burocracia requiere combatir esas tendencias del viejo modelo sindical.

Por un encuentro unitario

El escenario de mayor ajuste abre un nuevo momento para los luchadores y la izquierda.
Lo primero es apoyar todas las luchas, más allá de quién esté al frente. Además hay que fortalecer a los nuevos delegados y direcciones, con tácticas de exigencia y denuncia frente a la burocracia e impulsando la democracia sindical, con asambleas soberanas e integrando a todas las corrientes antiburocráticas.
La otra tarea es llamar a un gran encuentro sindical de todos los sectores combativos y de izquierda, sin exclusiones. Organizarlo por consenso entre todas las corrientes en base a un programa y una agenda común. Allí abrir todos los debates, en el camino de impulsar un modelo sindical donde las bases decidan y una nueva dirección democrática y para la lucha. Esas son las propuestas de la Corriente Sindical del MST.

Encuentro de Donnelley

Encuentro de Donnelley, otra oportunidad perdida

Ni Scioli ni Macri. Elegí una Nueva Izquierda

Faltan 20 días para las PASO del 9 de agosto y la campaña electoral esta entrando en la recta final. 

GP

Escribe Guillermo Pacagnini

Macri sufrió un serio traspié en su carrera hacia octubre: su alianza se llama Cambiemos… y casi lo cambian a él. A su vez Scioli recita el libreto de Cristina, mientras hace cuentas. No sea que en el balotaje nacional se junten todos contra él, como le pasó a Larreta o le iba a pasar a su mentor Carlos Menem. Massa, en medio de la crisis y la chatura, conserva cierto núcleo de «voto duro» y se sostiene tercero. Stolbizer apela a «la decencia», pero los números la colocan bien por debajo de la tradicional performance de la centroizquierda.
Los empresarios y el establishment hacen lo todo lo posible para hacernos creer que sólo hay dos. Intentan polarizar… entre Drácula y el Hombre Lobo. Pero ambos tienen historias y propuestas muy parecidas, hasta para mentir. El último trompo de Macri lo llevó a robar parte del discurso K buscando distanciar su imagen del discurso de derecha clásico y empresarial. ¿Será que se volvió «progre»?
Por su parte, Scioli ha anunciado la creación de un Ministerio de Derechos Humanos… en la misma semana que con Cristina anunciaron que ahora las fuerzas represivas tendrán autonomía operativa para llegar rápido a cualquier lugar del país a restablecer el «orden».
Pero son todos muy parecidos. Aunque intenten ocultarlo, están preparando un fuerte ajuste para cuando gobiernen. Como decía Menem, «si digo lo que voy a hacer nadie me votaría».

No hay un «mal menor»: son dos males

Los Macri se fueron para arriba en la dictadura, cuando Cavallo estatizó la deuda privada. En los ’90 ganaron aún más. Luego Mauricio ganó el gobierno porteño y ahora quiere la Rosada. Siempre privatista y de derecha. Si le tenés bronca, nosotros también.
¿Pero vos creés que Scioli es muy distinto? Fue vice de Menem cuando entregó el país y le sigue teniendo respeto y cariño. Hasta hace poco los K hablaban pestes de él. Pero Cristina anuló la interna de un plumazo, pateó a Randazzo e impuso a Scioli como candidato del FpV. Y esa es la operación política del kirchnerismo: borrar al Scioli conservador y reinventarlo progresista, poniendo a Zannini de vice para «dar garantías» a los votantes kirchneristas con bronca por la candidatura de Scioli. Otro verso. En este sistema político el que tiene la firma es el presidente: los vices están pintados.
Scioli es otro neoliberal, como Macri. No se volvió progresista, sino que falsos progresistas lo apoyan para seguir currando. Por eso no hay un «mal menor»: tanto Drácula como el Hombre Lobo son dos males. Los dos van a gobernar en contra tuyo.

Votá una nueva izquierda con propuestas

Con Macri, Scioli y Massa, en este país derecha sobra. Y la centroizquierda de medias tintas ya no va más. Lo que hace falta son cambios de fondo. Por eso te proponemos que uses tu voto para fortalecer un nuevo proyecto político de izquierda, unitario y con vocación de poder.
Encabezados por la fórmula presidencial Alejandro BodartVilma Ripoll, llevamos candidatos luchadores en 22 provincias del país. ¡Apoyanos con tu voto en agosto para poder participar en octubre!

   Guillermo Pacagnini

Nuestras propuestas para el país

  • Chau bajos salarios y jubilaciones. Paritarias libres. Salario mínimo igual a la canasta familiar, actualizado según la inflación. Abajo el impuesto al salario. Por el 82% móvil real; aumento de las jubilaciones, pensiones y planes sociales.
  • Chau precarización. Trabajo digno para todos. Basta de tercerizaciones en el Estado y pase a planta de los contratados. No a los despidos y suspensiones: reducir la jornada laboral sin rebaja salarial y, si no, nacionalizar la empresa con control de sus trabajadores.
  • Chau corporaciones, saqueo y contaminación. Anular el pacto Chevron-YPF, prohibir el fracking y la megaminería. Fuera Monsanto y su ley de patentes: banco público de semillas. Reforma agraria, sin agrotóxicos, transgénicos ni deforestación. Devolución de sus tierras a los pueblos originarios. Menos cemento urbano y más verde.
  • Chau femicidios y violencia de género. Presupuesto de emergencia para refugios, campañas, asistencia integral y subsidios a las mujeres víctimas. Educación sexual, anticoncepción y derecho al aborto. Separar la Iglesia del Estado. Cupo electoral del 50%.
  • Chau postergación a la juventud. Plan de inclusión educativa y de primer empleo. Promoción y acceso a la cultura, el arte y el deporte. Alto al machismo; igualdad real para la comunidad LGBT. Despenalizar el uso de marihuana y el autocultivo. Democratización de las universidades.
  • Chau privilegios políticos. Que el presidente, gobernadores, diputados y todo funcionario político gane como una directora de escuela, mande sus hijos a la escuela pública y se atienda en el hospital público. Revocar el mandato al que incumpla sus promesas.
  • Chau ajuste a la salud y educación públicas. Más fondos para salarios, infraestructura y aumento de personal. Anular los subsidios a la educación religiosa y privada. Priorizar la prevención y la atención primaria. Producción pública de medicamentos y vacunas.
  • Chau déficit habitacional. Basta de especulación inmobiliaria. Plan nacional de viviendas populares, con créditos a tasa cero. Ley de alquiler social, con garantía estatal y subsidios. Urbanización efectiva de las villas.
  • Chau burocracia sindical. A los dos mandatos, que los dirigentes vuelvan a trabajar. Por nuevos delegados, combativos y que consulten a las bases en asambleas. Libertad y democracia sindical; proporcionalidad en las conducciones.
  • Chau dependencia. No pago de la deuda externa y auditoría. Reactivar la industria ferroviaria y naviera estatal. Para evitar la fuga de capitales: nacionalizar el comercio exterior y la banca. Embargo a las multinacionales que saquean nuestro petróleo en Malvinas. Desarrollo científico y tecnológico soberano. Unidad con los pueblos de Latinoamérica.
  • Chau inequidad fiscal. Basta de impuestazos y tarifazos al pueblo. Anular el IVA a la canasta familiar. Gravar con tasas crecientes a las corporaciones y los bancos, el juego y la renta financiera, hoy exentas.
  • Chau mano dura. Seguridad preventiva, sin represión social. Fuera Milani y Berni. Elegir los comisarios por voto popular. Shock de inclusión para los jóvenes «ni-ni». Amnistía a los luchadores procesados. Derecho a la sindicalización policial. Disolver la SIDE y desmantelar el aparato represivo.
  • Chau justicia ciega y abuso de poder. Elegir los jueces y fiscales por voto popular, en elecciones separadas de los cargos políticos. Juicios por jurados populares. En los temas clave, plebiscitos y consultas vinculantes para que el pueblo decida.
  • Chau impunidad. Lucro privado + no control estatal = corrupción y muerte. Reestatizar los trenes y demás servicios públicos con control social. Que los delitos por corrupción no prescriban; cárcel y embargo a todos los corruptos.

– See more at: http://as.mst.org.ar/2015/07/22/ni-scioli-ni-macri-elegi-una-nueva-izquierda/#slider-home

Disputar el espacio para esta Nueva Izquierda

Paca red

Escribe Guillermo Pacagnini

Venimos de elecciones locales que van marcando el cuadro político del país. A la luz de los resultados, hay que sacar conclusiones para lo que se viene. En un contexto nacional con dos variantes similares jugadas a polarizar pero que no entusiasman, igualmente queda un espacio abierto. Ante el divisionismo de la izquierda sectaria, se confirma la tarea de ganar votos para nuestro proyecto político de Nueva Izquierda.

El país está inmerso en un momento clave, de cambios políticos. El establishment quiere un nuevo gobierno que aplique más ajuste y recorte derechos sociales con tal de sostener los altos niveles de ganancias del empresariado y la banca. Por eso apuestan centralmente sus fichas a dos candidatos del sistema, como garantía de continuidad.
En ese marco se dan luchas sociales importantes, entre ellas la de los choferes de la Línea 60, los metalúrgicos de Acindar en Villa Constitución, los docentes de la Provincia de Buenos Aires, las tomas de colegios secundarios en Capital. Son el anticipo de lo que se va a venir cuando el nuevo presidente intente avanzar contra el pueblo trabajador y la juventud.

Polarización entre socios, sin ganador nacional

Tras los resultados de Córdoba y Capital Federal se confirmaron datos políticos que ya mostraban las votaciones anteriores en Santa Fe, Salta, Mendoza y otras.
En primer lugar, se repiten triunfos de los oficialismos locales. Así lo vimos con el salteño Urtubey, el Frente Cívico en Santa Fe, Cornejo en Mendoza, Schiaretti en Córdoba y Rodríguez Larreta en Capital.
Lograron montar e imponer escenarios de polarización entre los principales candidatos del sistema en cada distrito. Todo a costa de multimillonarias campañas publicitarias, incluida la utilización de fondos públicos y la influencia de los grandes medios de comunicación.
El oficialismo nacional no tuvo buenos resultados. Los K aseguraron que estaban altos en Córdoba y quedaron lejos de la disputa. En Capital salieron terceros cómodos, desplazados por ECO afuera del balotaje. En las 11 elecciones realizadas hasta ahora suman, en promedio, sólo un 30% del electorado.
Sin embargo, las fuerzas opositoras tampoco pueden celebrar demasiado. El PRO ganó la Capital como era cantado, pero debe ir a segunda vuelta contra Lousteau. Hay que recordar que el macrismo viene de no llegar en Santa Fe ni en Córdoba. Ni hablar de Massa, ya que el triunfante Schiaretti es aliado de su contrincante De la Sota.

Kirchnerismo sciolista

Por el lado del Frente para la Victoria no todas son rosas. La imposición de Scioli como único candidato K, más allá de que Zanini vaya como vice, fue una definición controvertida.
Como sucesor de un espacio que se autodefine como nacional y popular, Cristina impuso a un referente ligado desde siempre al PJ tradicional y los poderosos de este país. La reivindicación de Menem ha sido el acto de mayor sinceridad política de Scioli en esta campaña.
Aunque en las listas vayan sectores con otros discursos y perfiles, todo el respaldo que logren será colectora de un político de derecha, que acompañó a Menem y luego a Duhalde. «Un hombre de las corporaciones», según decían ellos mismos hasta hace poco. Un proyecto similar al de Macri y ni por casualidad de independencia nacional ni de unidad latinoamericana.

El espacio a izquierda y el error de fragmentar

Pese a la gigantesca campaña para instalar polarización entre candidatos del sistema, una importante franja de la sociedad resiste esa presión y busca un cambio apoyando a la izquierda en sus distintas expresiones. Así se vio en las anteriores votaciones y también en las de este fin de semana.
Dentro de este proceso a izquierda, el FIT logra mayor espacio. Pero profundiza su equivocado sectarismo. Además de descalificar siempre al MST y otras corrientes que no integramos ese espacio, crece la división entre los propios socios del FIT. El PO y el PTS no sólo se enfrentan en una interna nacional feroz, sino que aun en los distritos donde van juntos hacen actos separados y donde logran cargos forman bloques separados.
El FIT rechazó nuestra propuesta de una gran coalición de toda la izquierda, única posibilidad de avanzar como opción de gobierno. Por eso cientos de miles terminan votando a candidatos del sistema porque no ven una alternativa fuerte para que la izquierda llegue a gobernar.
Todo lo que está pasando en Grecia y el triunfo del NO al ajuste sólo se explican porque allí gobierna una amplia coalición de izquierda, Syriza, que logró la unidad necesaria para desplazar del poder a los políticos capitalistas. Similar es el ejemplo de Podemos en España.
Por eso en la Argentina estamos construyendo esta Nueva Izquierda, unitaria y con vocación de gobierno. Encabezados por la fórmula presidencial Alejandro Bodart-Vilma Ripoll, en nuestras listas llevamos candidatos de 22 provincias. Y tenemos propuestas de fondo para los principales problemas del país.
Ahora la tarea planteada en cada lugar de trabajo, en cada escuela y universidad, en cada barrio, es lograr muchos votos para fortalecer este proyecto socialista, ecologista y feminista.

  Guillermo Pacagnini

El MST Nueva Izquierda bonaerense en campaña: Vilma Ripoll y Guillermo Pacagnini visitaron Luján, Mercedes y Chivilcoy

Como parte de la gira provincial para presentar en sociedad las propuestas del MST/Nueva Izquierda, su precandidata a vicepresidenta, Vilma Ripoll y su precandidato a Gobernador, Guillermo Pacagnini, recorrieron medios de prensa y dialogaron con vecinos de las ciudades de Luján, Mercedes y Chivilcoy.
Vilma Ripoll, quien integra la fórmula presidencial secundando al Diputado Alejandro Bodart (candidato a Presidente), explicó que además de difundir las primeras propuestas están dialogando con diferentes sectores tendientes a la confección de las listas en todos los municipios. Convocó a “acercar propuestas a la web www.mst.org.ar para elaborar un programa que responda a los reclamos urgentes de la gente” y adelantó que en el mes de abril van a realizar “un Congreso Provincial para configurar la plataforma y presentar precandidatos”.
Guillermo Pacagnini, quien además es dirigente de la CICOP y de la mesa nacional de la CTA Autónoma, dijo que el lema de campaña será “derechos para todos, privilegios para nadie”. El dirigente explicó que: “Vivimos en una provincia rica con un pueblo pobre y un estado quebrado, que los responsables son los que nos gobernaron hasta ahora y que se reciclan en las fuerzas de Macri, Massa y el FPV y que desde el MST Nueva Izquierda tenemos propuestas concretas para iniciar el cambio necesario. Proponemos terminar con los privilegios de los funcionarios, que viven en una burbuja, para que sean parte, de cerca, de los problemas de la gente y de su solución. Que desde el gobernador hasta el último concejal ganen como una directora de escuela, que estén obligados a utilizar el hospital público, mandar sus hijos a la escuela pública y a realizar consultas vinculantes para que sea el pueblo quien decida qué hacer con los grandes temas de la provincia. Asimismo que sea la gente la que elija a los jueces, fiscales y comisarios, entre otras propuestas”.
Los dirigentes se manifestaron muy satisfechos con la respuesta obtenida por parte del periodismo local.

11081226_10153716308342468_5908331939481954374_nmercedes mercedes1

MST-Nueva Izquierda: Avanza la campaña bonaerense

Paca redEn la provincia lo “Activo como Nunca” es el ajuste de Scioli, Cristina y el FPV. Lo pueden hacer por el aval de la “oposición” conservadora (Macri, Massa, la UCR, Binner, Carrió). Votaron juntos un presupuesto 2015 de ajuste, sus leyes impositivas y su nuevo endeudamiento. También las subas de tasas municipales y los tarifazos.
Esta casta politica y las corporaciones viven una realidad de privilegios. Sueldos enormes, fortunas, barrios de lujo, educación y salud privada. Se puede salir de esto, si en vez de elegir entre lo malo y lo peor, apoyamos algo nuevo que plantee terminar con los privilegios. Continue reading “MST-Nueva Izquierda: Avanza la campaña bonaerense” »

Acto en La Plata Presentación de candidatos locales MST Nueva Izquierda

diario hoy

Nota en el diario Hoy

752994221bodart_mst_a

Alejandro Bodart Cierra el acto en el Dardo Rocha

20141120172943_rusco

Pepe Rusconi saluda. En la mesa: Patricia Ríos, Francisco Torres, Alejandro Bodart y Guillermo Pacagnini