31 de marzo: Hagamos activo el Paro Nacional

Finalmente, en medio de fuertes reclamos sociales y con un paro de todos los gremios del transporte convocado, la CGT se ha decidido a llamar al Paro Nacional. La CTA (A) también convoca y mañana hay reunión de la mesa nacional para definir la modalidad. Moyano vuelve a hablar de las 36 hs. Nuestra corriente sindical bregará porque el paro sea por los reclamos universales obreros y populares, se garantice con asambleas y plenarios, sea activo y tenga continuidad con un plan de lucha.

Paca red

Guillermo Pacagnini

 

Sin dudas sobran motivos para el paro. En primer lugar, porque pese a los informes que indican cierto reacomodamiento de la macroeconomía, es evidente que los problemas estructurales no se han modificado y la economía real, la del supermercado, castiga duramente los bolsillos populares. Pese a que nos dibujan una desaceleración, la presión inflacionaria no se detuvo y ha devorado parte de los aumentos conseguidos. Muchas paritarias aún no se produjeron. El salario mínimo no se ha modificado y los precarizados y trabajadores fuera de convenio son los que más sufren la carestía. Por supuesto que tanto las patronales como el Estado, están lejos del aumento general con actualización automática de los salarios que se necesita. Pero tampoco se ha revertido el parate en la industria. Por ejemplo, en la Peugeot de Caseros, donde el año pasado los trabajadores sufrieron suspensiones cobrando el 65% del salario y los REPRO, este año se produjeron más de 1500 despidos. Con situaciones similares en otros lugares del norte del conurbano y los cordones industriales de Córdoba y el sur santafesino. La jubilaciones, magras de por sí, han quedado en el subsuelo, así como los planes sociales con los cuales sólo se evidencia la falta de un programa de generación de empleo genuino.

El paro llega tarde

El paro llega tarde no solamente por el desgaste que ha llevado la canasta básica a crecer por encima de los 12.000 pesos según cifras de los trabajadores del INDEC. También porque hubo y hay fuertes luchas como las de los docentes y trabajadores de la salud, que necesitaron coordinación y apoyo. Sólo la CTA realizó algunas acciones y convocó a Jornada Nacional de Lucha para el martes 17, con paros, cortes y movilizaciones en todo el país, cerrando con una marcha al Ministerio de Trabajo Nacional. Por un sueldo mínimo de $ 12 mil, la reapertura del Consejo del Salario; el 82% móvil y un aumento de emergencia a los jubilados y los planes sociales. Por paritarias libres, abiertas y sin techo, con acuerdos que superen el 40%. Prohibir los despidos y suspensiones, terminar con la precarización, investigación independiente en el caso Nisman y derogación de la Ley Antiterrorista. Nuestra corriente sindical en cada lugar de trabajo y gremio y desde el palco frente al Ministerio de Trabajo, reclamó el paro nacional. Desde el 28 de abril del 2014 no hay paro nacional. La CTA en esa oportunidad lo hizo activo y de 36 hs, la CGT, pasivo y de 24, y se había notado un descontento de los trabajadores por su carácter aislado y sin preparación. Han pasado más de 7 meses. Durante este tiempo, las centrales oficialistas han cacareado por el impuesto al salario pero siguen aplaudiendo a CFK. Moyano se dedicó a sostener la gobernabilidad y a coquetear con proyectos del peronismo opositor. Con la bronca unificando a los gremios del transporte, Moyano vuelve a llamar. Ahora hay que garantizar la medida.

Hacer activo el paro y darle continuidad

El primer tema es que, coincidiendo con la CTA, el programa del paro no puede ser sólo el reclamo de nulidad del impuesto al salario. Los puntos de convocatoria del 17, tienen que ser la base para la nueva medida. Además de los reclamos urgentes, necesitamos darle forma a un plan de emergencia obrero y popular, que combata la inflación con medidas populares, que le haga pagar la crisis a los privilegiados de arriba con una reforma impositiva progresiva y que con ese dinero, junto con la suspensión de pagos de la deuda externa, se pague la deuda interna, generando trabajo y aumentando los presupuestos sociales, entre otras medidas.
En segundo lugar, hay que garantizar el paro nacional. No se puede confiar solamente en la fuerza del paro de transporte y el llamado de Moyano. Hay que hacer asambleas en todos los lugares de trabajo y plenarios de delegados para votar el paro, su programa y modalidad.
En tercer lugar, el paro no puede ser dominguero. Debe ser activo, con movilizaciones en todos los puntos del país. En cuarto lugar, debe tener continuidad. Moyano habla de 36 hs, como el año pasado. Pero no alcanzan las bravuconadas. La gravedad de la crisis requiere de continuidad. Hay que preparar el nuevo paro de 36 hs, reclamar que sea de todas las centrales y gremios y se siga con un plan de lucha democráticamente resuelto por los trabajadores.
Nuestra Corriente Sindical del MST, sus agrupaciones, delegados, dirigentes y activistas, llevarán estas posiciones al debate entre los trabajadores y pondrán los mayores esfuerzos en el éxito de la medida nacional del 31.

Paca habla 17 3 15

CorrSindicalMST