No al techo paritario de Cristina y los empresarios

Aumento general de salarios

Cristina solo quiere reconocer aumentos paritarios que no superen el 20%. Una verdadera burla al pueblo trabajador. El 2012 cerró con un tremendo atraso salarial y desde las centrales opositoras y otros gremios venimos exigiendo con paros y movilizaciones un aumento superior al valor alrededor del cual se estima la inflación real. El descontento que viene desde abajo por el desfasaje entre los precios y los salarios, hizo que hasta la central oficialista de Caló y el bufón de la corte K Hugo Yasky deban patalear un poco.

Hay tanta bronca por la plata que no alcanza que, fortalecidos por el parazo del 20N y la movilización unitaria del 19D, hubo reclamos a pocos días de las fiestas. Pararon bancarios y aceiteros, exigiendo valores muy distantes de la miseria ofrecida por las patronales y el gobierno. La Federación del Petróleo y el Gas, Camioneros, Smata, UOCRA y Luz y Fuerza cerraron el 2012 exigiendo plus salarial. Así están las cosas en el comienzo del 2013, presagiando importantes reclamos salariales, acordes con los aumentos de precios.

Tenemos que empezar el año con reuniones y asambleas para fijar el reclamo de cada gremio en la paritaria, sin aceptar ningún “pacto social” que en definitiva se va a transformar en un pacto contra el bolsillo de los de abajo. Con el regreso de las vacaciones tenemos que ir fortaleciendo el planteo de nuevas medidas nacionales unificadas entre la CGT y la CTA, para rechazar el techo paritario, exigir un aumento general de salarios acorde al valor de la canasta real, la eliminación del impuesto al salario, la universalización de las asignaciones, la aplicación del 82% móvil para los jubilados y el incremento de los planes sociales. Creemos fundamental que la inflación no siga superando a los ingresos, por eso, las paritarias deben ir acompañadas de cláusulas gatillo que actualicen los ingresos con cada punto de suba de precios, con un programa de emergencia que aplique un férreo control de precios, estableciendo precios máximos para los bienes de primera necesidad, la eliminación del IVA para los productos de la canasta familiar y severas sanciones a los empresarios que no cumplan.

Guillermo Pacagnini, Mesa Nacional CTA

image description

Parazo nacional contra el ajuste K

La Plaza se llenó de bronca

Paro y cien cortes de ruta a lo largo y ancho del país. Una masiva movilización unitaria a Plaza de Mayo y en otras provincias. La jornada del 10 significó un fuerte golpe al gobierno y mostró al movimiento obrero articulando el reclamo social. Garantizar un nuevo paro nacional CTA-CGT y la continuidad de la pelea son tareas presentes para los trabajadores. Se impone incorporar el pliego levantado a la lucha por un programa obrero y popular para cambiar el país.

Guillermo Pacagnini, Mesa nacional CTA

.

.

.

.

.

.

.

.

La jornada se fue calentando desde temprano, cuando se comenzaban a hacer los cien cortes de ruta en todo el país. Movimientos sociales y sectores gremiales hacían su aporte a un nuevo paro nacional de la CTA, que se sentía en hospitales, escuelas y sectores de la administración pública. Se ponía en marcha, continuando la del 8 de junio, una medida nacional de lucha contra la política de ajustes del gobierno nacional y los gobernadores.

Una Plaza masiva, postal del nuevo momento

Los medios estiman en alrededor de 50.000 los presentes. Las fotos aéreas muestran una plaza colmada. Las columnas que ingresaron por las dos diagonales y por la Avenida de Mayo contaron con decenas de miles de trabajadores, organizaciones gremiales, estudiantiles, políticas. Se expresó una unidad de acción superior a todas las que se habían logrado hasta la fecha. La CTA logró construir un acuerdo programático con Camioneros y la CGT que encabeza Moyano, así como con la Federación Agraria, entre otros sectores. Alejandro Bodart y Vilma Ripoll fueron parte del palco, junto a Pino Solanas. Fueron duros los debates al interior de la CTA alrededor de la unidad de acción. Pero fue correcto haberlos dado con convicción, ya que la central se ha fortalecido con esta convocatoria unitaria. Aunque la CGT no llamó a parar, estamos frente a un hecho novedoso y muy positivo, que permitió una medida mucho más fuerte y confirma el nuevo momento que se vive en el país, marcado por el desgaste K y el creciente conflicto social.

Articular los reclamos desde el movimiento obrero

Otro dato importante es el pliego reivindicativo que se llevó adelante. A los puntos que la CTA planteó en el paro del 8/6 se incorporaron otros que respondían a las demandas de los sectores medios rurales y urbanos, a la juventud, los pueblos originarios, etc. Antes se tuvo una posición correcta frente al reclamo de prefectos y gendarmes planteando la sindicalización. Todo ello debe ser valorado como una gran conquista de los trabajadores. Por primera vez en mucho tiempo aparece un sector del movimiento obrero queriendo articular la pelea por un programa más general de reivindicaciones, buscando convocar a otros sectores sociales que rechazan la política del gobierno. Hay que mantener esta política, porque nos fortalece en la disputa de grandes franjas de la población con los proyectos del sistema que buscan sacar tajada del retroceso K. Y estamos hablando de una disputa decisiva para cualquier proyecto de cambios profundos.

Continuidad y pelea por un cambio en el país

Hay que debatir las conclusiones de lo que protagonizamos ayer en todos los lugares de trabajo, estudio, en el territorio, los gremios, las organizaciones, etc. Los trabajadores tenemos que tomar como una tarea presente la propuesta que hizo Pablo Micheli de preparar un nuevo paro nacional antes de fin de año. Esta vez tiene que parar la CTA y también la CGT que encabeza Moyano. Se debe construir una nueva movilización nacional ese día, que sea más grande que la del 10. Necesitamos garantizar la continuidad con un plan de lucha conjunto hasta torcerle el brazo al gobierno. A la vez, debemos tener presente que la salida a los problemas que vivimos sólo será posible con un cambio en el modelo de país. Por eso, aprovechando el pliego común de reclamos que ya hemos construido, tenemos que avanzar en debatir y proponer la lucha por un plan de emergencia obrero y popular, que reorganice el país y haga que esta vez la crisis la paguen los capitalistas, terratenientes y banqueros.

 

El MST se jugó por el paro en todo el país

Nuestra organización puso toda su energía al servicio del éxito del paro, las acciones en todo el país y la marcha a la Plaza de Mayo. La corriente sindical del MST que integra la CTA intervino intensamente en los debates de la central, impulsando con Pablo Michelli, dirigentes y cuadros, la política de plantarse frente al gobierno y sus medidas antiobreras, levantando un pliego nacional de reivindicaciones. También batallamos por un programa de la clase trabajadora que levante desde esa ubicación reclamos de los sectores medios de la ciudad y del campo, los sectores populares y el movimiento estudiantil. Así como por desplegar la mayor unidad de acción comenzando con la CGT de Moyano y también con el amplio arco de organizaciones que se movilizaron a la convocatoria. Por ello no solamente nos jugamos a parar y movilizar en los gremios estatales y privados de la central, en ATE, CICOP, las 12 provincias donde se paró y/o se realizaron acciones en el gremio docente, en telefónicos, UCRA, SUTNA y otros sectores de la CTA, sino en los lugares privados que no son de la central, muchos de los que vinieron con nosotros al encuentro de delegados de la actividad privada de CTA, como los ferroviarios de la Lista Violeta, los compañeros de la Bordó de Sanidad, Sindicato de Molineros, choferes de UTA, Subte, etc. Los militantes de nuestro partido, de la Juventud Socialista, del Movimiento Sin Trabajo Teresa Vive; nuestro diputado Alejandro Bodart y Vilma Ripoll, en los cortes y marchando a la plaza. Con millones de volantes que llamando al paro en todo el país y a través de nuestro periódico. Finalmente conformando una de las principales columnas de la Plaza de Mayo, y –aunque aquí reflejamos una parte- nos movilizamos en el resto del país. Por eso salimos fortalecidos para luchar por la continuidad. Y comprometidos con un mayor desarrollo de nuestra CTA.

Guillermo Pacagnini

Paro y marcha en Comodoro Rivadavia

Paro y corte de la ruta 3, cantando consignas contra el ajuste de Buzzi y Cristina Kirchner, aumento salarial, no al impuesto al trabajo, basta de pagarle subsidio Petróleo Plus a Pan American mientras no hay plata para la salud, la educación y vivienda Se marchó por ruta 3 hacia el Carrero Patagónico, retomando por ruta 3.

Rosario

La Jornada de Paro y la multitudinaria movilización congrego a más de 4000 trabajadores que marchamos por el centro de Ciudad para finalizar en un acto. Participaron la CGT San Lorenzo, Sindicato de Recolectores de Residuos, Dragado y Balizamiento, Causa y Efecto , SIPRUS, Docentes de AMSAFE , estudiantes secundarios y terciarios y universitarios FUR, MST, PCR, Libres del sur.

Santa Fe

Acto frente a la casa de Gobierno con mas de 600 personas., con la presencia de ATE, MOI, JUANITO LAGUNA, NARANPOL, EL MED, INUMA, MST, ANUSATE, CCC. Y en la que hubo oradores de cada una de ellas entre las cuales hablo Jimena Sosa por el MST.

Córdoba: Gran jornada de lucha

La CTA, ATE y la Corriente Sindical del MST, realizamos un numeroso acto en pleno centro de la ciudad. Raúl Gómez, planteó en el acto: “Marchamos porque el salario no es ganancia… ¿Porqué no le ponen impuestos a las multinacionales, a las megamineras y a Monsanto?”.

10 de octubre: con la CTA al paro nacional

Paro, cortes y marcha unitaria a Plaza de Mayo

El 10 de octubre se realizará el tercer paro general del año. Y esta vez con una movilización que ha ampliado los marcos de unidad, sumando a los camioneros de Moyano y un amplio arco de apoyo. Un signo del nuevo escenario que presenta el país como respuesta al ajuste del gobierno K. Nuestra corriente sindical colocará todas sus fuerzas al servicio del éxito del paro, los cortes y la macha a Plaza de Mayo.

Guillermo Pacagnini, Mesa nacional CTA

.

.

.

.

.

.

.

.

Los reclamos que motivaron el contundente paro nacional del 8 de junio convocado por la CTA -varias de cuyas reivindicaciones también fueron tomadas el 27 de junio por la CGT de Moyano en Plaza de Mayo-, siguen vigentes. Más aún: la profundización de la crisis ha incorporado nuevos elementos a la agenda reivindicativa.
Conflictos de estatales en Santa Cruz, la Ciudad de Bs. As., Córdoba y Santa Fe (desafiando los descuentos e intimidaciones) pasando por decenas de luchas docentes y del sector salud, que ampliaron el mapa al resto del país, evidencian el clima favorable al paro nacional. El ajuste que agrava la crisis estructural de los presupuestos y economías regionales, es el común denominador.
El impuesto al salario, la burla del salario mínimo negociado por la CGT Balcarce y el grupo de Yasky (también Balcarce) a espaldas de los trabajadores, las asignaciones que suben muy poco y siguen sin ser universales, muestran que los temas que se instalaron como pliego único nacional, deben ser retomados. Asimismo la respuesta represiva a las luchas, merece ser un eje destacado del paro que se construye. El reciente encuentro nacional del sector privado de la CTA dio impulso a esta convocatoria.
Los llamados a la unidad desde la CTA y los cambios en la escena del país, posibilitaron la reunión con la CGT de Moyano y que el sindicato de camioneros se sume a la marcha. Ello abre la posibilidad de sumatoria de otros sectores del movimiento obrero. Asimismo la Federación Agraria y diversos movimientos sociales acompañarán la marcha central y varias de las movilizaciones en el país, demostrando que son muchos los reclamos comunes y que es un avance que una central de trabajadores como la CTA, levante en su programa de lucha reclamos de los sectores medios y populares.
Habrá cortes y marchas en todo el país y una gran movilización central a la Plaza de Mayo. Nuestra corriente sindical pondrá en movimiento a todos sus dirigentes, delegados y activistas estatales y del sector privado, tanto de CTA como de la CGT, al servicio del éxito del paro. Llamamos a los luchadores a impulsar la medida en todos los lugares de trabajo. Haciendo asambleas, reuniones de activistas, reclamando plenarios o realizando consultas, según la realidad de cada lugar. Marchemos a cada corte, a cada marcha en todas las provincias y en la Capital reventemos la Plaza de Mayo. Este Paro Nacional, será un escalón en esa pelea que debe continuar con un plan de lucha conjunto de CTA y CGT y un mayor arco de unidad de acción. Por un plan de emergencia y otro modelo de país, para que la crisis la paguen los de arriba.

Unidad contra el ajuste

  •  Salario mínimo igual a la canasta familiar para todos los trabajadores formales, informales, de los planes sociales y jubilaciones mínimas.
  • Universalización y unificación de las Asignaciones Familiares sin tope. 82% móvil.
  • Eliminación del Impuesto a las Ganancias a los trabajadores.
  • No al despojo de las naciones y los pueblos originarios.
  • Por un modelo de desarrollo agrario incluyente y democrático. Basta de concentración y corporaciones.
  • En defensa de la Educación y la Salud Pública. Por el boleto educativo universal y gratuito.
  • Contra la criminalización de la protesta. Por la derogación de la ley anti terrorista.

14 hs. todos a la plaza de mayo

 

Cristina, rumbo al país “en serio”

La foto de Cristina en el G20 junto a Obama y los mariscales de la crisis capitalista mundial, fue como un punto de inflexión. Más temprano que tarde y sin apelar a los tradicionales 100 días de luna de miel poselectoral, Cristina anunció y/o empezó a ejecutar una serie de medidas antipopulares.

.

.

.

Guillermo Pacagnini

.

Su proclama hacia un “capitalismo normal” fue una suerte de obertura para los anuncios. Tope salarial del 18%, pago de la deuda al Club de París, recorte de subsidios con dinámica de aumento de tarifas, corralito al dólar que, como siempre, no molesta a los que fugan más de 3.000 millones al mes sino a los pequeños ahorristas. Y una vuelta de tuerca en la criminalización de la protesta, verdadera “apertura de paraguas” por las luchas que vendrán.

“Giro al centro”, “la era del ajuste”… así lo graficaron varios analistas políticos, que tradujeron la famosa “profundización del modelo” en un nuevo intento de volver a un país “normal”… a la medida de las multinacionales y los centros de poder imperialista. Un país con seguridad jurídica para el saqueo y con mordaza a los reclamos.

La montaña de votos conseguida, podrá disimular un poco la llegada de la crisis sobre un modelo con signos de agotamiento y sin blindaje.

Pero es evidente que no ha dejado mucho margen para esperar. Las medidas anunciadas, muchas preventivas o en sus inicios, son el comienzo de las intenciones del gobierno y los poderosos de hacernos pagar los platos rotos de la crisis que ya golpea a las puertas del país.

Está mermando ese viento de cola económico, que ha sido uno de los pilares en la arquitectura de este triunfo holgado de CFK. El que les garantizó enormes ganancias al conjunto del establishment, permitió profundizar la entrega de nuestros recursos y al mismo tiempo acumular una gran caja financiera para comprar voluntades, subsidiar a los ricos y, en ese marco, desplegar algunas políticas de contención, coyunturales, que no cortaron los conflictos pero sí evitaron que la situación social se desmadre.

La caja K ahora empieza a estar comprometida para responder a la crisis. Se han agotado los pilares fundamentales posteriores a la devaluación que permitieron por ejemplo el verdadero festival de subsidios que garantizaron pingües negocios para los empresarios de las privatizadas, entre otros. Un verdadero negocio espureo: subsidios millonarios, nula inversión, mucha contaminación y un servicio paupérrimo y en decadencia para la población, a cambio del compromiso de mantener bastante constantes los precios de las tarifas.

Sin embargo, hace rato que los empresarios vienen pugnando por una “actualización” de las tarifas. La cual de manera encubierta y segmentada, ya ha venido sucediendo.

Esta crisis dejó en evidencia que le daban subsidio a sectores como bancos, hipódromos, casinos, financieras, aeropuertos… que los 600 millones de recorte obligado va a dejar el paso a nuevos recortes… Que detrás del festival millonario, las tarifas relativamente “congeladas” eran simplemente un vuelto que ahora les va a costar mantener. Que nos quieren vender una falsa alternativa: o se les mantienen los subsidios a los ricos o “se viene el tarifazo” que de manera temeraria anuncias patronales negreras y explotadoras como los Cirigliano del Grupo Plaza y TBA.

Ni tarifazo ni subsidios. Hay que anular todas las concesiones a estos ricos. Reestatizar con control de los trabajadores y usuarios para que haya una tarifa social y un servicio de calidad y para todos. Los servicios son empresas con fines sociales y deben ser garantizadas por el Estado. Esa es la única salida al servicio de los intereses de los trabajadores y el pueblo argentino.