Epidemia de Dengue. Macri: ¿qué hiciste hoy contra el mosquito?

Paca red

Escribe Guillermo Pacagnini

La epidemia de dengue todavía no llegó al pico que se prevé para Semana Santa y ya hay más de 20.000 casos documentados en más de 21 provincias. Si en 2009 el dengue llegó a cerca de 28000 casos en sólo 14 provincias, es evidente que, aunque haya subregistro inducido, la dinámica marca una epidemia mucho más severa.

Ocultamiento deliberado de las causas

Primero fue el verso de la enfermedad “importada”, ahora reconocen que el 90% de los casos son autóctonos. Pero lo que hay es un ocultamiento de las causas, funcional a eludir las medidas de fondo que hay que tomar y descargar la responsabilidad en la gente. La verdad es que hay una relación causa-efecto de esta enfermedad “emergente” con las condiciones socioeconómicas. La pobreza y creciente déficit de saneamiento ambiental son una base estructural de la epidemia. El Noreste donde se concentra la mayor parte de los casos no necesita mayor ilustración, pero en el área metropolitana donde está la mayor concentración poblacional son alarmantes las deficiencias sociales y de la mano de ellas la mayor incidencia de la enfermedad. Con cerca del 60% sin cloacas y el 27% sin agua corriente o casi el 36% en calles inundables, la exposición a la epidemia está garantizada.
Sin dudas se debe al cambio climático, las inundaciones favorecidas por la tala indiscriminada, la sojización y el uso masivo de herbicidas, es decir por el impacto del modelo capitalista extractivista. La recurrencia empeorada de la epidemia indica que la política de desentendimiento del estado ha fracasado.

Transfieren la responsabilidad a la población
La vergonzante consigna central de la campaña del Ministerio de Salud es “¿Qué hiciste hoy contra el mosquito?”. La cartelería se completa con imperativos que transfieren la responsabilidad al pueblo y estigmatizan a los más pobres. “Evitá, reforzá, tapá, usá…”
En lugar de implementar la fabricación estatal de repelentes no contaminantes, facilitan el negocio de las empresas y la gente paga casi $100 el aerosol.
En lugar de implementar un plan de obras públicas orientadas al saneamiento ambiental, combatir la urbanización caótica y generar fuentes de trabajo, se le paga a los buitres y se descarga un feroz ajuste que agrava la pobreza.
En lugar de apuntalar la crisis agónica del sistema sanitario con un shock de inversión presupuestaria y de servicios, mantienen las partidas históricamente más bajas para salud y despiden a 1330 trabajadores del sistema. El ajuste macrista agrava la epidemia.

Declarar la emergencia sanitaria nacional
Se viene el pico de la epidemia. Junto a la planificación de las medidas de fondo se necesita una gran movilización sanitaria y social orientada desde el estado y controlada por las organizaciones de trabajadores y vecinos. Declarando la emergencia sanitaria nacional por el dengue mediante:
Una partida presupuestaria de emergencia en base a no pagarle a los buitres y cobrarle un impuesto especial a las multinacionales farmacéuticas.
Inmediato refuerzo en personal e infraestructura del sistema sanitario en todas las provincias. Movilización de agentes sanitarios para una campaña activa en todas las zonas afectadas.
Fabricación estatal y declaración de utilidad pública de los repelentes e insumos para combatir la epidemia y su distribución gratuita.

Dengue-Cabezales

Otro papelón de la izquierda sectaria. Fracasó el encuentro sindical del 5/3

Entre acusaciones cruzadas estalló el encuentro sindical que el FIT y grupos afines llamaban para este sábado 5. Tras proscribir a nuestra corriente y lejos de construir un evento abierto a los miles de luchadores que buscan una referencia unitaria para enfrentar el ajuste, la guerra interna de la izquierda sectaria por el control hizo abortar el encuentro.

Logo corriente sindical MST

En el AS 658 denunciamos la proscripción de nuestra corriente sindical por el PO y PTS, y que el encuentro era divisionista también por ser cerrado a otras corrientes y activistas combativos. Dijimos que un encuentro sectario como el que preparaban no servía y llamamos al activismo a no asistir. El PO y el PTS nos reclamaron en forma stalinista una autocrítica pública de nuestras tácticas sindicales, incluido el ridículo de exigirnos renunciar a los cargos de conducción que legítimamente conquistamos en la CTA. Además de divisionista, dijimos que el método de estas corrientes era también una excusa para excluirnos del encuentro y hegemonizarlo burocráticamente.

La realidad nos dio la razón. Y utilizaron esa misma lógica aparatista y burocrática entre ellos, abortando el ya sesgado encuentro que pretendían hacer.

A confesión de parte

  • El PTS acusó al PO, IS y Rompiendo Cadenas de “proscripciones burocráticas”, de “vetar a delegados” de ese partido y oponerse a que dirigentes de izquierda hablen en el encuentro.
  • El PO reconoció que “el encuentro naufragó”, acusando a los otros participantes de transformar la convocatoria en un “campo de disputas, política de seguidismo a la burocracia, guerra faccional a varias bandas” y que “se sacó del eje a las organizaciones obreras”.
  • IS, el socio menor del FIT, acusó a “PO y PTS de frustrar el encuentro con actitudes divisionistas”.
  • Y el Nuevo MAS criticó “el burocratismo del PO, que lo dejó afuera del encuentro.

O sea: los impugnadores del MST terminaron impugnándose entre ellos por el control del evento.

Una política y método que trasladan al movimiento obrero

 

Queda claro que a esas corrientes no les interesa debatir en un marco fraternal ni avanzar en la unidad de los sectores de izquierda y combativos. Y eso cuando más hace falta, por las luchas contra el ajuste, la defección de la burocracia y la necesidad de coordinar.

Hegemonizar las convocatorias para controlarlas con sus aparatos es un rasgo constante de la izquierda sectaria y divisionista. Por eso no sirvieron los eventos previos de Atlanta, Platense y el Luna Park, que culminaron enfrentados entre sí y llevando esa nefasta división al movimiento obrero, elecciones sindicales, marchas y conflictos. Ahora por un salto en esos métodos ya ni pudieron hacer el encuentro.

Estas corrientes reproducen muchos aspectos de los métodos burocráticos del viejo modelo sindical. El PO, por ejemplo, impugnó que participen delegados de la minoría del SUTNA y el SUTEBA Matanza, porque en la mesa del frustrado encuentro esos sindicatos ya estaban “representados” por sus “secretarios generales”… que son del PO. Y sus frustrados socios acusan al PO de impulsar el “unicato y monolitismo” típicos de la burocracia, pero tan habitual de todas esas corrientes en los gremios donde actúan.

Por desgracia, muchas de las nuevas conducciones donde la izquierda sectaria influyó en estos años no pasaron la prueba, porque repitieron métodos burocráticos. Un caso es la Bordó ferroviaria, orientada por referentes de IS, o las seccionales del SUTEBA donde incide más el PO. Utilizan las asambleas para “bajar línea” y los cuerpos de delegados funcionan sin mandato de sector. Para formar listas imponen criterios de pensamiento único, negándose a integrar a quienes opinan distinto.

A su vez el PTS privilegia a un pequeño sector del activismo e impulsa acciones no decididas por la mayoría. Por eso tuvo responsabilidad en derrotas de luchas importantes, como Kraft y Lear. Sin ninguna política para evitar el aislamiento y la división de la base, preocupado sólo en utilizarlas para darse manija, facilitó el rol de la burocracia para quebrar esas luchas.

Por un amplio reagrupamiento antiburocrático y combativo

El fracaso de este evento está ligado al fracaso del proyecto político sectario del FIT. Siempre rechazaron la unidad con tal de mantener el control de ese frente como cooperativa electoral. Esa metodología es opuesta a la unidad que se necesita para lograr una amplia alternativa política de los trabajadores. Y llevarla al movimiento sindical es mucho peor, al fomentar divisiones funcionales a la burocracia, la patronal y el gobierno.

Si así actúan con sectores y sindicatos combativos, con el MST y otras corrientes de izquierda, son aún más sectarios hacia luchadores, delegados, listas y agrupaciones independientes o de otras vertientes políticas que hoy buscan unidad con la izquierda para enfrentar con más fuerza el ajuste macrista.

Llamamos a los luchadores de todo el país a darle la espalda a estas organizaciones y sus métodos. Y a trabajar en común por la unidad amplia que hace falta, sin sectarismo, para lograr un polo de reagrupamiento antiburocrático y combativo, para apoyar las luchas y emplazar a las centrales para generar la movilización nacional que se necesita para pararle la mano a Macri y su plan de ajuste y represión.

Paro del 24: “La Corriente Sindical del MST marcha con los estatales a Plaza de Mayo”

Guillermo Pacagnini, Coordinador Nacional de la Corriente Sindical del MST y dirigente de la CICOP y la CTA-A, informó que los trabajadores de Alternativa Docente y Alternativa Estatal, agrupaciones nacionales integrantes de dicha corriente, han sido parte de la preparación del paro del 24 impulsando asambleas y reuniones de activistas en las reparticiones y escuelas.

Pacagnini afirmó: “Nuestros compañeros estatales de ATE, CICOP; Federación Nacional Docente y docentes universitarios, paran y se movilizan desde Av. de Mayo y 9 de Julio hasta Plaza de Mayo a las 11 hs. Vamos por la reincorporación de todos los despedidos y la prohibición de nuevos despidos, un aumento general, con actualización trimestral automática, la eliminación del impuesto al salario y contra la criminalización de la protesta, para que no se aplique ese aberrante protocolo, entre otros puntos”

Pacagnini finalizó reclamando”que este paro sea el inicio de un plan de lucha nacional. Es un paso adelante para comenzar a unificar los conflictos que se vienen librando por lugar, pero no alcanza. Necesitamos una gran movilización nacional unitaria con paros, cortes y actos en todo el país que desemboque en un paro general para frenar el ajuste. Mientras reclamamos a todas las centrales esta acción unitaria, hay que prepararla desde abajo.”

Convocatoria sindical de sectores de izquierda. Un encuentro que divide no sirve

 Un sector de la izquierda está convocando a un encuentro sindical para el 5 de marzo. Lamentablemente, como ya sucedió en otras oportunidades, se trata de una convocatoria sectaria y excluyente, por la impugnación del PO y el PTS a que nuestra corriente se integre como convocante.

Paca red

Guillermo Pacagnini

Los hechos

En diciembre PO y PTS realizaron una primera reunión a la cual ni siquiera nos convocaron.
El pasado viernes 5 se realizó en Ademys una segunda reunión, a la cual concurrimos invitados por algunos de los participantes. Nuestra corriente sindical participó con espíritu unitario y dispuestos a integrarnos a la tarea de lograr un evento sin exclusiones y por consenso de todas las fuerzas.
Lamentablemente, el PO y el PTS plantearon que sólo podíamos ser convocantes a condición de “romper públicamente con la CTA y renunciar a todos los cargos de conducción”. Una vez más hicieron gala de su sectarismo y autoproclamación, aunque esta vez de una manera burda y que refleja que no les importa en absoluto las necesidades de los trabajadores y su vanguardia de contar con una referencia de unidad en medio de un duro ajuste.
Más allá de las diferencias entre las corrientes presentes, era posible avanzar a un acuerdo programático en función de rechazar el ajuste de Macri, delimitarnos de la burocracia en todas sus expresiones y estructurar una agenda de reclamos y acciones consensuadas. Sin embargo las dos corrientes principales del FIT prefirieron impugnar nuestra participación con una metodología que nada tiene que envidiarle a las prácticas estalinistas. Reclamando balances, autocríticas y hasta renuncias coercitivas ajenas al modelo sindical democrático que se necesita construir.

Excusas para impedir nuestra participación

Ninguna de las agrupaciones presentes ignora que somos una corriente sindical nacional de izquierda que actúa con absoluta independencia política y organizativa en gremios estatales y privados pertenecientes a todas las centrales y que disputa por una nueva dirección democrática y combativa.
Como parte de esa pelea en la CTA integramos en 2010 la Lista 1 que fue un acuerdo táctico entre tres corrientes, una parte de la Germán Abdala (que se dividió, ya que el otro sector se presentó con la lista de Yaski), la CCC y nuestra corriente sindical, alrededor puntos programáticos correctos en defensa de las conquistas laborales y  de la autonomía sindical. Tenemos importantes diferencias políticas y metodológicas con la dirección mayoritaria de la CTA/A, y las venimos debatiendo públicamente. Somos muy críticos de la ubicación de la CTA en el actual escenario nacional. Pero, reivindicamos esa táctica unitaria, con la cual enfrentamos y derrotamos la maniobra de los K y el sector de Yasky de cooptar a la CTA completamente como pata sindical del gobierno de entonces.
La actitud sectaria hacia nuestra corriente tiene su costado ridículo. Ya que con las mismas corrientes que ahora nos impugnan,  compartimos la lista Multicolor en el gremio docente de Capital (UTE) y la Lila Multicolor en el SUTEBA. Con el PO compartimos la lista que conduce la CONADU-H, junto a la…Germán Abdala, la misma del oficialismo de la CTA con el cual ahora nos exigen romper. Asimismo el PO convivió años en la directiva de FOETRA Capital con la agrupación de Iadarola (CGT Moyano) y Marín (CTA, hoy con Yasky). ¿En qué quedamos?
Las otras corrientes presentes en esa reunión, IS, Rompiendo Cadenas y el Nuevo MAS, si bien manifestaron su disidencia con esta actitud de PO y PTS, terminaron cediendo a sus posiciones y se subordinaron a esos métodos burocráticos, que reproducen el viejo modelo sindical que todos planteamos combatir.

Algunas conclusiones

Estos y otros debates lícitos podrían desarrollarse en un marco fraternal en un encuentro unitario. Pero a estos sectores no sólo no les interesa generar acciones de unidad sino tampoco encarar estos debates de cara al activismo combativo.
Lamentablemente, una vez más se está preparando un encuentro que no sirve ni para apoyar las luchas que se multiplican contra el ajuste, los despidos y por el salario, ni para embretar a las centrales para generar la movilización nacional que se necesita ni mucho menos para darle impulso al proceso de recambio de dirección que requiere la clase trabajadora. En lugar de responder a estas necesidades, PO y PTS pretenden hegemonizar una pequeña convocatoria ordenada al servicio de sus aparatos. Es un rasgo permanente de estas corrientes sectarias y autoproclamatorias.  En el terreno político siempre rechazaron la unidad para mantener el control del FIT como cooperativa electoral y al servicio de ello utilizaron todo tipo de argumentos y mentiras como negar el carácter de izquierda a nuestro partido. Si esto es un crimen que atenta contra lograr una amplia alternativa política que dispute en serio, sus maniobras en el terreno sindical son doblemente nefastas, ya que generan divisiones que luego se trasladan a los conflictos.
Llamamos a los luchadores a rechazar y no convalidar con su presencia estos métodos burocráticos, que luego se reiteran cuando estas corrientes actúan en las luchas y los organismos de la clase obrera.
Construir un gran encuentro sindical sin exclusiones, realmente convocante de la izquierda sindical y miles de luchadores que buscan una referencia y que se transforme en un hecho político-sindical de trascendencia sigue siendo una tarea pendiente. Para ello deberá ser unitario, democrático y ordenarse por las necesidades de los trabajadores y no por los intereses mezquinos del proyecto político de cada sector. Desde la Corriente Sindical del MST, llamamos a los luchadores a trabajar por una convocatoria verdaderamente unitaria hacia el encuentro que se necesita.

Convocatoria sindical de sectores de izquierda. Un encuentro que divide no sirve

Encuentro de Donnelley

Escribe Guillermo Pacagnini

Un sector de la izquierda está convocando a un encuentro sindical para el 5 de marzo. Lamentablemente, como ya sucedió en otras oportunidades, se trata de una convocatoria sectaria y excluyente, por la impugnación del PO y el PTS a que nuestra corriente se integre como convocante.

Los hechos
En diciembre PO y PTS realizaron una primera reunión a la cual ni siquiera nos convocaron.
El pasado viernes 5 se realizó en Ademys una segunda reunión, a la cual concurrimos invitados por algunos de los participantes. Nuestra corriente sindical participó con espíritu unitario y dispuestos a integrarnos a la tarea de lograr un evento sin exclusiones y por consenso de todas las fuerzas.
Lamentablemente, el PO y el PTS plantearon que sólo podíamos ser convocantes a condición de “romper públicamente con la CTA y renunciar a todos los cargos de conducción”. Una vez más hicieron gala de su sectarismo y autoproclamación, aunque esta vez de una manera burda y que refleja que no les importa en absoluto las necesidades de los trabajadores y su vanguardia de contar con una referencia de unidad en medio de un duro ajuste.
Más allá de las diferencias entre las corrientes presentes, era posible avanzar a un acuerdo programático en función de rechazar el ajuste de Macri, delimitarnos de la burocracia en todas sus expresiones y estructurar una agenda de reclamos y acciones consensuadas. Sin embargo las dos corrientes principales del FIT prefirieron impugnar nuestra participación con una metodología que nada tiene que envidiarle a las prácticas estalinistas. Reclamando balances, autocríticas y hasta renuncias coercitivas ajenas al modelo sindical democrático que se necesita construir.

Excusas para impedir nuestra participación
Ninguna de las agrupaciones presentes ignora que somos una corriente sindical nacional de izquierda que actúa con absoluta independencia política y organizativa en gremios estatales y privados pertenecientes a todas las centrales y que disputa por una nueva dirección democrática y combativa.
Como parte de esa pelea en la CTA integramos en 2010 la Lista 1 que fue un acuerdo táctico entre tres corrientes, una parte de la Germán Abdala (que se dividió, ya que el otro sector se presentó con la lista de Yaski), la CCC y nuestra corriente sindical, alrededor puntos programáticos correctos en defensa de las conquistas laborales y  de la autonomía sindical. Tenemos importantes diferencias políticas y metodológicas con la dirección mayoritaria de la CTA/A, y las venimos debatiendo públicamente. Somos muy críticos de la ubicación de la CTA en el actual escenario nacional. Pero, reivindicamos esa táctica unitaria, con la cual enfrentamos y derrotamos la maniobra de los K y el sector de Yasky de cooptar a la CTA completamente como pata sindical del gobierno de entonces.
La actitud sectaria hacia nuestra corriente tiene su costado ridículo. Ya que con las mismas corrientes que ahora nos impugnan,  compartimos la lista Multicolor en el gremio docente de Capital (UTE) y la Lila Multicolor en el SUTEBA. Con el PO compartimos la lista que conduce la CONADU-H, junto a la…Germán Abdala, la misma del oficialismo de la CTA con el cual ahora nos exigen romper. Asimismo el PO convivió años en la directiva de FOETRA Capital con la agrupación de Iadarola (CGT Moyano) y Marín (CTA, hoy con Yasky). ¿En qué quedamos?
Las otras corrientes presentes en esa reunión, IS, Rompiendo Cadenas y el Nuevo MAS, si bien manifestaron su disidencia con esta actitud de PO y PTS, terminaron cediendo a sus posiciones y se subordinaron a esos métodos burocráticos, que reproducen el viejo modelo sindical que todos planteamos combatir.

Algunas conclusiones
Estos y otros debates lícitos podrían desarrollarse en un marco fraternal en un encuentro unitario. Pero a estos sectores no sólo no les interesa generar acciones de unidad sino tampoco encarar estos debates de cara al activismo combativo.
Lamentablemente, una vez más se está preparando un encuentro que no sirve ni para apoyar las luchas que se multiplican contra el ajuste, los despidos y por el salario, ni para embretar a las centrales para generar la movilización nacional que se necesita ni mucho menos para darle impulso al proceso de recambio de dirección que requiere la clase trabajadora. En lugar de responder a estas necesidades, PO y PTS pretenden hegemonizar una pequeña convocatoria ordenada al servicio de sus aparatos. Es un rasgo permanente de estas corrientes sectarias y autoproclamatorias.  En el terreno político siempre rechazaron la unidad para mantener el control del FIT como cooperativa electoral y al servicio de ello utilizaron todo tipo de argumentos y mentiras como negar el carácter de izquierda a nuestro partido. Si esto es un crimen que atenta contra lograr una amplia alternativa política que dispute en serio, sus maniobras en el terreno sindical son doblemente nefastas, ya que generan divisiones que luego se trasladan a los conflictos.
Llamamos a los luchadores a rechazar y no convalidar con su presencia estos métodos burocráticos, que luego se reiteran cuando estas corrientes actúan en las luchas y los organismos de la clase obrera.
Construir un gran encuentro sindical sin exclusiones, realmente convocante de la izquierda sindical y miles de luchadores que buscan una referencia y que se transforme en un hecho político-sindical de trascendencia sigue siendo una tarea pendiente. Para ello deberá ser unitario, democrático y ordenarse por las necesidades de los trabajadores y no por los intereses mezquinos del proyecto político de cada sector. Desde la Corriente Sindical del MST, llamamos a los luchadores a trabajar por una convocatoria verdaderamente unitaria hacia el encuentro que se necesita.

– See more at: http://as.mst.org.ar/2016/02/17/convocatoria-sindical-de-sectores-de-izquierda-encuentro-divide-sirve/#slider-home

Con los estatales contra el ajuste de Macri. El 24, paro y movilización

Preparemos con fuerza la primera medida central contra el ajuste. Tenemos que continuar con un plan de lucha nacional para pararle la mano a Macri.

Paca red

Escribe Guillermo Pacagnini

Como venimos denunciando desde Alternativa Socialista, Macri y su gabinete de ejecutivos a la medida de las corporaciones, vienen ejecutando una transferencia serial de recursos hacia arriba y hacia afuera y un ajuste directo hacia los trabajadores y el pueblo. Buscando el apoyo de sus socios de Cambiemos y de sus amigos del Frente Renovador, no son pocos los pejotistas que se han sumado a sostener la gobernabilidad y avalar el ajuste.  Y recomponiendo con los acreedores y el imperialismo, hace los primeros deberes para encarrilar el país hacia un capitalismo normal.

Triángulo de ajuste
Con la inflación devaluando día a día los bolsillos populares, ha disparado un verdaero grito de guerra a los de abajo con un duro triángulo de ajuste: despidos, techos salariales y ahora se suma el tarifazo. Hay una primera oleada de despidos en el Estado que ya supera los 20.000 y está destinada a racionalizar los planteles que quedaron precarizados por el gobierno K. Mientras tanto anuncia que están «revisando» otros miles de contratos a ver si los renueva o no. También en sectores privados comenzaron los despidos por parte de patronales y el gobierno los avala. El segundo eje del ajuste es el condicionamiento de las paritarias. El tope del 25% – 30% no se sostiene. La mayoría de los gremios ha salido a reclamar mayores ingresos. Aunque no logró un pacto global con la burocracia para garantizar paz social, se ha reunido con esa vieja dirigencia para endulzarlos con la plata de las obras sociales a cambio de que prolonguen su silencio. Mientras tanto, se multiplican los conflictos fundamentalmente en los estatales y también en varios gremios privados.

Preparar el paro del 24 y marchar a Plaza de Mayo
Los trabajadores en cada repartición vienen haciendo marchas, asambleas y otras acciones, pero ninguna central se ha puesto a la cabeza de la lucha. ATE finalmente tuvo que convocar un paro nacional el 24 de febrero. La Federación de los profesionales de salud (FESPROSA), los docentes universitarios y los judiciales, se han sumado. Es la primera acción de conjunto y es una necesidad prepararla con fuerza ya que no alcanza con su instalación en los medios. En cada repartición y lugar de trabajo hay que preparar o reclamar asambleas y plenarios abiertos de delegados. Votando cómo organizarnos para que ese día el paro sea contundente y se realicen grandes marchas en todo el país. En Capital, marchamos a Plaza de Mayo. El MST prepara una gran columna para apoyar a los trabajadores.

Continuar con una movilización nacional unitaria
La medida del 24 es correcta, pero tiene que ser el primer escalón de un plan de lucha nacional. El 29 la CTA bonaerense ha resuelto un paro provincial y la CTA nacional ha discutido llamar a una Jornada Nacional, para coordinar con los docentes que pelean por su salario. El 29 tiene que ser un segundo escalón. Con marchas, cortes y acciones en todo el país y convocando a sumarse a todos los sectores en lucha. Esta acumulación debe extenderse y trascender el marco de los sectores estatales. Hace falta una gran movilización nacional unitaria con una coordinación de todas las centrales sindicales y movimientos sociales. Lamentablemente la mayoría de esos dirigentes están dejando correr el ajuste. Por eso, a la par que reclamamos desde cada lugar de trabajo a todas las centrales esa gran movilización nacional con paros y cortes en todo el país, tenemos que ir preparándola desde abajo. Tiene que ser el inicio de un plan de lucha nacional contra el ajuste y la criminalización de la protesta, para pararle la mano a Macri. Por paritarias libres 40% de aumento de salarios, jubilaciones y planes sociales con actualización automática según inflación, reincorporación de los despedidos y prohibición por ley de nuevos despidos y suspensiones, anulación del tarifazo y eliminación del IVA de todos los productos de la canasta familiar como parte de una reforma tributaria progresiva para que la crisis la paguen las corporaciones, entre otras medidas de emergencia.

– See more at: http://as.mst.org.ar/2016/02/17/el-24-paro-movilizacion/#slider-home